Jhen-Los desolladores

Jhen-Los desolladores
En principio Jacques Martin se inspira en un suceso dramático ocurrido al final de la Guerra de los Cien Años. Al retirarse gradualmente de un conflicto casi terminado, los reyes de Francia e Inglaterra se iban deshaciendo de algunos de sus mercenarios. Compañías enteras de soldados se encontraron sin recursos y se convirtieron en hordas de saqueadores que asolaban la campiña francesa. Ante la crueldad de estos guerreros la historia les ha dado el nombre de desolladores, describiendo de forma realista Jacques Martin el comportamiento de estas bandas de sangrientos soldados.

corcheurscorchs

De este modo Jhen se ve requerido por un señor (feudal) que desea fortalecer las murallas de su ciudad. Pronto la ciudad se ve rodeada por un ejército de desolladores y la aventura se convierte en la historia de un asedio militar a través de una serie de ataques que continuarán durante varias semanas. La historia tiene por momentos un carácter didáctico. Esto permite a Jean Pleyers dibujar con su minuciosidad acostumbrada las murallas, el despliegue de soldados y las catapultas que nublan el cielo con sus proyectiles.

corcheurssige

Como acostumbra, Jean Pleyers multiplica los detalles de decorados y vestuario. Algunas viñetas podrían parecer sobrecargadas pero la sofisticación del diseño no quita legibilidad. El avance de un ejército por un camino adquiere de este modo el tamaño y la categoría de una pintura.

corcheursdcors

Lejos de contentarse dibujando bellas imágenes, el dúo Martin-Pleyers también juega con la puesta en escena. Los autores exploran las posibilidades del noveno arte y crean varias secuencias audaces. Por ejemplo, la noche del asalto a las murallas se describe por medio de una serie de grandes viñetas estrechas que se extienden por toda la altura de la página y suponen un hito creativo.

corcheurscasesverticale

Una buena historia debe igualmente presentar unos personajes de peso y Jacques Martin crea para la ocasión algunos muy destacados. Los aliados son tan peligrosos como los enemigos y Conrad Tierstein, el terrible cabecilla de los desolladores, casi parece blando en comparación con el feroz Gilles de Rais. El Señor de la Méhargne, preboste real, se nos muestra todavía más ambiguo aunque su papel no es destacado. Para obtener un agradable efecto de contraste, el papel protagonista no es para los desolladores sino para un simple par de amantes. Ariana y Prefecto vivirán una breve y trágica historia de amor en medio de esta guerra; esta historia paralela aporta un toque de humanidad.

corcheurslovestory

Finalmente el asedio termina con la intervención de Gilles de Rais, quien viene al rescate de su arquitecto. Las barbaridades de Barba Azul vuelven a escena y Jhen descubre nuevas abominaciones contra las que se mantiene extrañamente impasible. No se rebelará hasta el siguiente álbum titulado Barba Azul… pero eso es otra historia.
Para mí este es el mejor álbum de la serie. Los desolladores son un intermedio en la larga y sombría saga de Gilles de Rais. Con Jacques Martin descubrimos un reino de Francia devastado al final de la Guerra de los Cien Años, y nos encontramos con un nada elegante medievo más sangriento de lo que podamos imaginar. Las costumbres de Gilles de Rais no eran en el fondo otra cosa que consecuencia de un tiempo en el que el condestable no tenía el monopolio de la ferocidad.

 

Escrito por Raymond del foro Lefranc, Alix, Jhen … et les autres. Traducción de Metamol.


El Oasis-Lefranc

oasis-lefranc

El Oasis, es una de las aventuras del rubio periodista de la etapa Gilles Chaillet, con guión de Jacques Martin, publicado en su día porLefranc42 Grijalbo (y proximamente por Netcom2) que más me ha gustado.

El argumento de entonces sigue estando vigente hoy en día, dibujado al principio de los años 80, es un álbum que no ha envejecido para nada. El planteamiento es el de unos terroristas islámicos, piratas del aire, que secuestran un Airbus con todo su pasaje y tripulación. Como es de esperar, con esta acción pretenden chantajear al gobierno pidiendo un rescate. En el avión se encuentra como no, el jóven JeanJean, amigo de Lefranc. De esta premisa parte esta exótica aventura ambientada en el desierto del Sáhara.

Con un desarrollo muy cinematográfico, al principio, se nos situa en un punto más o menos avanzado de la aventura, para a continuación, ir explicando mediante algún flashback el origen y transcurrir de los acontecimientos previos, hasta ponernos al día. Para ello, se intercalan viñetas simultaneas sin recurrir apenas a textos de apoyo, y estas por si mismas, unicamente por el dibujo, funcionan hábilmente dando a la narración y a la lectura fluidez y claridad.

Hay escenas destacables a comentar, remarcables son las viñetas de escenas aéreas, en concreto una donde los paracaidistas saltan del avión. Como en una película, fotograma a fotograma, vemos en una sola viñeta que se convierte en secuencia, el salto al vacio del paracaidista con la progresión completa de la acción, expuesta mediante diferentes figuras, hasta que finalmente el soldado toma tierra. Heredero del maestro Hergé, Jacques Martin tomó buena nota de su paso por los estudios, que duda cabe. Incluso con uno de los personajes, Rahim, hace un amago de gag, (aislado y gratuito en el conjunto de la narración), pero no por ello menos curioso (pues el autor era poco dado a ellos) e inevitablemente le recuerda a uno, a cierto Capitán de la marina mercante.

El dibujo es muy bueno de comienzo a fin, sin altibajos y el guión funciona sobradamente bien con personajes interesantes, medianamente bien desarrollados y definidos (dentro de los límites que imponen las 48 páginas).
Para dar apoyo al héroe Guy Lefranc, aquí muy en la línea de James Bond, este es equipado con un planeador especial y un fusil paralizante, por una especie de agente Q. Y por seguir con el guiño al agente 007 del cual Lefranc es muy deudor, la chica Bond aparece casi al final, muy fugazmente… ponerla al inicio de la aventura hubiera dado más juego.

Lefranc27-28-gag

Una excelente composición de páginas donde resaltan especialmente viñetas verticales y horizontales. Una muy buena ambientación, acción, aventura…. en fin, un tebeo de los que ya no se hacen y que cuenta con todos los ingredientes para pasar un buen rato.

El tandem Jacques Martin/Gilles Chaillet consigue unos muy buenos resultados en esta ocasión. En resumen una aventura muy recomendable, y para mi gusto, de las mejores de esta etapa.

Lefranc27-bond


Alix-La sombra de Serapis

Alix-La sombra de Serapis

Sinopsis editorial:

En Roma, César acaba de ser informado de que han raptado en Egipto a Cesarión, el hijo nacido de su unión con la reina Cleopatra. Muy preocupado, delega a Alix la investigación de esta desaparición en Alejandría. Pero parece que alguien más sabe de esta misión. En efecto, en Ostia, desde donde pretenden embarcar, Alix y Enak son espiados y seguidos por unos desconocidos que dejan, como indicio de su presencia, una misteriosa piedra egipcia.
Más tarde, en el mar, los dos amigos son de nuevo víctimas de quienes tratan de asesinarles. Después de haber escapado de sus enemigos y llegados a Egipto, Alix y Enak optan por la confrontación abierta y piden audiencia a Cleopatra en persona, presintiendo que ella no ignora los acontecimientos que han tenido lugar…

Comentario:

Marco Venanzi, romano de nacimiento, nos deslumbra con este nuevo álbum a continuación de su anterior trabajo “El testamento de César” con el que también debutó en la serie.
En esta última entrega, Venanzi, pega un salto cualitativo gráfico importante, pues la mejora de su trazo y dibujo es notable, rozando el sobresaliente, -si hay un pero, en mi opinión, es que encuentro que tiene que trabajar un poco más las expresiones de los personajes-, no obstante, la aproximación a Martin encesartestamento muchos aspectos es sustancial. Por otra parte, hay un gran trabajo en los decorados.
Para ello, argumentalmente, -y aunque para mi gusto sobran algunos textos de apoyo-, ha tenido la ayuda del prestigioso guionista Françcois Corteggiani (Blueberry). Así Marco, se ha dedicado integramente a lo que mejor saber hacer, dibujar. No en vano “El testamento de César” nos dejó con un regusto a episodio de C.S.I. en tiempos de A.C. donde el autor se tomaba algunas licencias un tanto arriesgadas respecto a alguno de los personajes clásicos.

La sombra de Serapis, la número 31 de las aventuras de Alix, es ante todo, un álbum bien realizado pero sin las señas de identidad que lo hicieron grande. Un Alix de personajes, intimista, donde se nota el esfuerzo del autor por aplicarse dentro de los parámetros clásicos. El resultado, es una intriga de palacio entretenida, pero no hay legiones, batallas, ni grandes gestas.
Con un buen plantel de personajes, no profundiza tanto como podría haber hecho, pues creo que con la masacre del principio -un tanto extensa – quizás resta el desarrollo de aquellos, consumiendo páginas. Además, quedan algunas cosas en el aire, que puede se resuelvan o no más adelante en otros álbumes, como es el caso, por ejemplo, de Isadora, la esclava e interesante “amiga” de Enak

cleopatra29

Un Alix intimista hasta el punto de entrar en el juego de la seducción entre personajes, como son Cleopatra y Alix, tocando en muchos aspectos el erotismo, dejando atrás la sombra de la homosexualidad atribuida durante tanto tiempo al personaje. Nunca antes se había mostrado una Cleopatra tan sumamente voluptuosa y sugerente, ni a un Alix tan predispuesto y motivado.

Una vuelta a un escenario conocido por todos, Egipto, que rememora títulos míticos, como son “El príncipe del Nilo” y”Oh Alejandría!”. Alix tambiėn se encuentra a Cleopatra en “El río de Jade” (donde ya hubo romance) y en “El demonio de Faros.”

Empieza una gran época para los fans del galo-romano, pues vamos a poder alternar lectura con dos grandes autores, Marco Venanzi (al que ya conocemos) y Marc Jailloux, la nueva promesa recién salida de la factoria Martin. Después de algunos capítulos no demasiado buenos, esto es lo mejor que podía sucedernos a los Alixmaníacos.

Portada alix 32_753


Alix Senator-Las águilas de sangre

Seguramente, más de uno pensará que ya estamos otra vez con otro Alix nuevo del montón, que quiere seguir explotando la franquicia hasta el infinito, pero no, en este caso, tengo que decir rotundamente no. Alix Senator es una serie nueva e independiente a la original y clásica de Jacques Martin que mantiene muchas cosas de esta, eso sí. Le es fiel en muchos aspectos, en realidad, se trata de una secuela. Nos presenta al Galo-Romano con aproximadamente 50 años de edad, ha prosperado, es senador en Roma, tiene un hijo y es mentor del hijo de su amigo Enak, que aquí ha desaparecido. También es amigo y consejero del emperador Octavio Augusto que ahora gobierna.

A una portada muy seductora, le sigue un dibujo muy detallado, sin duda muy bueno, buenísimo. Se puede apreciar que el trazo en negro es mínimo, apenas para perfilar. Cada viñeta es un cuadro de colores casi de paleta de pintor, que te entra por los ojos muy rapidamente. Se utilizan una serie de sombras y brillos para dar volumen y dimensiones a las caras, de hecho, los rostros son de una expresión vivísima, casi reales. Textos muy pocos o los estrictamente necesarios para dar verosimilitud al relato, aquí el dibujo es el que narra primordialmente, el que marca el ritmo, y esto, creo que es uno de sus puntos fuertes.

Lo que más me ha gustado, ha sido un detalle del final muy bien engarzado con el pasado de Alix, es 100% Martin. Aunque se nos muestra dentro de otro estilo diferente, pues no es línea clara, el dibujo es realista aunque respetando las señas de identidad de Alix. Este cambio de tercio tan novedoso, pienso atraerá a un nuevo público además de conservar al de siempre. Alix es muy diferente pero a la vez, paradojicamente, es el mismo de siempre, solo que ha madurado. Te lo crees al verlo, porque ahora con sus canas, sigue teniendo la misma cara de niño, aunque no se ha quedado petrificado en el tiempo, y esto lo hace más humano, mucho más cercano y real. Un Alix menos maniqueo, con una lectura a dos níveles donde nada es explícito, con una trama detectivesca, intrigas palaciegas y profecías.

La recreación de Roma es majestuosa, con viñetas enormes donde se muestra dicha estampa. Si el símbolo de Roma es el águila, aquí está bien presente como parte del argumento, no en vano es parte del título … y que cabe decir del rigor histórico, como suele ser habitual excelente, nada que no sepamos ya.. Y no quiero desvelar más. Alix Senator aguarda muchas sorpresas y alegrías, y lo que es mejor, prepara a Alix para las nuevas generaciones… Buena lectura.


Las aventuras de Miquel Mena-Ladrones de Almas

He leído el previo que ofrece la editorial Netcom2 para prensa, y estas son mis impresiones sobre este cómic de producción propia.

Una portada sugerente, un elegante auto Hispano-Suiza de época que huye a la carrera conducido por una dama, dos personajes, Miquel Mena con el ceño fruncido preocupado y el otro, “Boro” mirando vigilante atrás al enemigo que los persigue con pistola en mano. ¡Invita a leerlo!.

Nada más abrir el álbum, ya le trae a uno recuerdos tintineros, con solo mirar las guardas con todos los personajes del tebeo desfilando por ellas. Enseguida reconoces el lugar, ahí está la famosa Boquería, el mercado de St. Josep, las Ramblas. Añó 1915, la Barcelona modernista que vió nacer a mi abuelo, nos presenta a dos científicos, el botánico Miquel Mena y el químico Salvador Losada, alías Boro. A raiz de unas investigaciones con plantas tropicales, nuestros amigos, hacen el descubrimiento del siglo, algo que revolucionará la medicina y ayudará a la Humanidad. Tras ser dado a conocer al público en una recepción de la alta burguesía, se producen una serie de sabotajes, robos e incendios. Intereses ocultos, personajes siniestros y una potencia extranjera, tratarán de hacerse con dicho secreto con fines bélicos, todo transcurre con el telón de fondo de la Primera guerra mundial, con espías alemanes y submarinos en nuestras costas vigilando. Hacen aparición algunos personajes que existieron en la realidad.

Pronto te das cuenta de que el solvente dibujo de José Luis Povo se vé fuertemente apoyado por el sólido guión de Pablo Herranz. La reconstrucción histórica es minuciosa y rigurosa, paseando al lector por lugares comunes, escenarios y edificios míticos diversos que todo barcelonés reconocerá al momento. Estos son dibujados con el arte y la maestría de un arquitecto. Entre otros, vemos; el Hospital Sant Pau, la casa Fuster, la avenida Tibidabo, el edificio de aduanas del Puerto de la ciudad Condal..

Barcelona, Bilbao, Rotterdam, Bruselas, Brujas, todo un periplo iniciático que llevará a nuestros personajes en su aventura a la búsqueda del valioso descubrimiento robado, con muchas dosis de acción trepidante, suspense e intriga, y algún gag. Además, se introduce el humor y la seducción galante de la mano de Ruth Arness, la moderna protagonista. Sin darte cuenta, todo va fluyendo y la lectura avanza rápido página tras página, se percibe la gran labor realizada por estos dos autores, en el que es su primer proyecto juntos.

Los guiños; las escenas acuáticas de los buzos, me ha recordado mucho a E. P. Jacobs y “El secreto del Espadón”, donde en un conflicto bélico ocurren y se suceden muchos episodios y escenarios diferentes entre sí. Corcorán, otro actor de la función, tiene el aspecto de el Capitán Blake de las mismas aventuras de Blake & Mortimer.

La influencia de Hergé es clara en muchos aspectos, como son los rasgos y gestos de los protagonistas, además, los autores han sabido dotar a cada uno de ellos de un caracter definido, con su propia personalidad, haciendo a estos creíbles, se diría que cobran vida propia por si solos. Se nota el cariño del dibujante hacia el creador de Tintín.

Clara, la palabra “clara”, le surge inconscientemente al que escribe estas líneas, y es que esta es la línea -valga la redundancia- de este cómic actual con aires clásicos, es ingenioso, original, bien narrado y muy fácil de leer.

 


Bretaña en el cómic (I)

Releyendo unas y otras series me doy cuenta del gran número de ellas que se sitúan en Bretaña o por lo menos dedican una de sus aventuras en esta región del oeste de Francia. Salvaje, indómita, con una fuerte personalidad marcada por su herencia y cultura celtas, de las cuales se sienten orgullosos sus habitantes, Bretaña es para mí una de las regiones más impactantes y bellas del país galo. El cómic ha sabido indagar en ella, explorarla, exprimirla incluso, para llegar a temas recurrentes como las leyendas y el mundo mágico de Merlín, las hadas, que pueblan lugares como el fantástico bosque de Broceliande. Desde el mismo Astérix, que vive en Armórica, la Bretaña prerromana, muchos han sido los personajes que se han dejado ver por esas costas de granito, donde braman las olas con furia y los frailecillos revolotean con las gaviotas. Es esa fascinación que provoca el mar y la larga tradición bretona de navegantes (como Jacques Cartier, el descubridor de Canadá) lo que atrajo a Charlier y Hubinon para hacer viajar a Eric, el hijo de Barba Roja, a la ciudad bretona de Saint Malo, puerto de piratas, en “El rey de los siete mares”, creo recordar. Hubinon muestra poco de la ciudad amurallada: sus poderosos muros, reconstruidos en parte tras la II Guerra Mundial, y a gentes bretonas con los trajes típicos: casacas y sombrero de ala ancha de los hombres, cofias de las mujeres. Será en Saint Malo donde Eric se reencontrará con su padre.
Otro que no podía pasar sin dedicar una aventura a Bretaña es Fournier. El dibujante de origen bretón que retomó Spirou después de Franquin dedicó a su querida Bretaña el álbum titulado “L’ Ankou”. En esta aventura, Spirou y Fantasio acuden a Bretaña para asistir a un congreso de magos, al que van también sus amigos Ororea e Itoh Kata. Allí descubren que la central nuclear del lugar posee un producto letal. Un personaje fantástico y siniestro aparece para avisarles acerca de la central: Ankou. Este personaje del folklore bretón representa la muerte o bien un servidor de ella, que vaga por los caminos de Bretaña con un carro para depositar a los condenados. Es bastante similar a la Santa Compaña de Galicia y a la Güestia de Asturias, ya que estas dos regiones españolas tienen también un pasado celta. Ankou se encoleriza al ver que no causa temor en los protagonistas, más bien enfado, sobre todo en Fantasio. Una vez más, Fournier introduce su mensaje ecologista o conservacionista. Nos presenta incluso la ciudad de Quimper, aunque solo sea por unos momentos, con su impresionante catedral al fondo.


Astérix: las cosas como son

Circula cierto diccionario sobre Astérix por la red que presume de ser una enciclopedia sobre el galo más famoso del cómic, pero que de lo único que puede presumir es de ser leído más que los libros de Sánchez Dragó. Para empezar, no es original, ya que copia la idea del “Diccionario de Tintín” de Tony Acosta mediante la simple excusa de “Si hay un diccioanrio de Tintín ¿por qué no hacer lo mismo, pero con Astérix”. Pero la comparación entre estos dos escritos (no puedo decir dos obras) en cuanto a su documentación y calidad es de una lejanía solo comparable a la distancia entre Madrid y Vladivostok, es decir, enorme.
Para empezar, no permite participar en el blog, a diferencia de la mayoría de los blogs que tienen como uno de sus rasgos más destacados la participación, para así poder opinar acerca de los posts o reseñas, criticar si es necesario, etc. Esto ya quiere decir que el (supuesto) administrador de este blog solo está interesado en su opinión, lo cual dice mucho por su parte. En segundo lugar, el autor (o autores) no solo no sabe mucho sobre Astérix, sino que sabe poco sobre cómic en general. Me estoy refiriendo concretamente al apartado titulado Errores ¡Qué más da que las placas (por cierto se dice tablas) del carro de “Astérix el galo” cambien de número de una viñeta a otra! Todo autor y lector de comics sabe que no es más que una técnica para indicar que en efecto el carro está hecho de tablas. Igual que en una pared de ladrillos el dibujante dibuja solamente 3 o 4 ladrillos, no es necesario dibujar los ladrillos exactos y con el mismo número cada vez. Es de sentido común. En el templo de Luxor hay efectivamente carneros y todavía estaban en el siglo I a.C. (época de Astérix). Para presumir de documentarse antes hay que hacer precisamente eso: documentarse, no consultar Wikipedia o incluso simular haberlo hecho. Estos son solo unos ejemplos.
Uderzo no era un historiador, ni tenía intención de serlo, pues lo que pretendía junto a Goscinny en todos los álbumes del guerrero galo era parodiar la sociedad europea del siglo XX utilizando para ello la Galia del siglo I a.C. Lo mismo hicieron los Monthy Pyton y tantos otros. Pero hasta un crío de 2 años sabe que esta era realmente la intención de los autores y no la de ser rigurosos autores de comic histórico como Jacques Martin o Patrick Cothias. Astérix es además un comic humorístico, para empezar (y para terminar). Por eso, sobra el apartado de Anacronismos, pues es absurdo de acuerdo a la idea principal de la serie. Todo el mundo sabe que los naipes, los coches de choque, Don Juan, las libras o la frase “Estudias o trabajas” se inventaron mucho después del siglo I a.C. Ya solo ponerlo ofende, pues indica que el lector es estúpido. Todo el mundo sabe también que Don Quijote y Napoleón no existían en aquella época, pero de nuevo el autor del diccionario se pasa de listo, pues en el caso de Napoleón se dice “nadie sabe quién se cree ser” (“El combate de los jefes”), pues los autores dan por hecho que el emperador corso fue muy posterior a la época romana. Pero de nuevo se pasa de lsito, pues los bancos surgieron mucho antes que en el siglo XV como indica. Las oficinas de crédito existían ya en el imperio romano, antes y después. Y los esquíes fueron inventados por los vikingos y los esquimales como medio de desplazamiento, no de deslizamiento, desde muy antiguo.
Y ya en el diccionario propiamente dicho, el “genial” autor presenta cada personaje diciendo poquísimas cosas sobre él, menos aún que cualquier palabra del de la RAE. Tiene además la absurda idea de separar a los personajes de las caricaturas que encarnan, haciendo del blog una composición todavía más simplona (dudo además de la mayoría de la veracidad de las caricaturas que indica).
Quien no lea Astérix como un fascinante y tronchante medio de entretenimiento no puede en modo alguno realizar un estudio fiable sobre él. Pues aclarar lo obvio es insultar a los que le lean e indicar, al mismo tiempo, que se trata de una persona totalmente ignorante y que encima presume de ello. Las cosas como son.