Johan y Pirluit, reedición por editorial Base.

Johan y Pirluit integral vol. 1 Dupuis

Johan y Pirluit integral vol.1-Dupuis

Rescatando un viejo texto escrito por mí para el blog miscomicsymas de nuestro amigo José Luis Povo, damos un repaso en masbd a Johan y Pirluit coincidiendo con la reedición de este clásico por parte de la editorial Base en lengua catalana, Jan i Trencapins.

A estas alturas, no creo que haya nadie que no sepa quiénes son Johan y Pirluit, esa entrañable pareja, caballero y escudero, que precedió en el tiempo a los Pitufos y que fue desplazada a un segundo plano por estos gnomos azules. Estos personajes ambientados en el medievo imaginario e ideal de su autor, fueron para mí lo mejor de Pierre Culliford, alías Peyo, sus historias me vienen acompañando desde que era un chaval.

Poco después y contrariamente a lo que se esperaba, sería tan exitosa la aparición de “les schtroumpfs”, estos seres diminutos y azules, en esta épica serie donde hacían su aparición por primera vez junto a nuestros heroes Johan & Pirluit, en el álbum “La flauta de seis agujeros“, que estos pasarían a tener su propio espacio, el “Spin off” resultaría ser aún más famoso que la serie que los dió a conocer. Muy a menudo hacían aparecer a estos en las aventuras de Johan y Pirluit con la intención de reanimar la serie, la preferida de Peyo, pero parece ser que no funcionó del todo, los Pitufos ganaron terreno y acabaron por imponerse.

El padre de las criaturas, tras una obligada y prolongada ausencia ocupado en varios proyectos con los Pitufos, (dibujos animados, mas álbunes, etc.) que le absorbían todo su tiempo, no encontró el momento para volver a dibujarlos hasta entrados los 90. Como que a él gustaba dibujar en exclusiva a Johan & Pirluit sin delegar la tarea en ninguno de sus ayudantes, la serie quedó parada hasta entonces. Finalmente los retomó poco antes de fallecer, lo que no dió mucho espacio a nuevas aventuras. No obstante los avatares y odiseas de estos héroes de la época medieval, que vivían en tiempos de brujas, sortilegios y dragones continuaron sus aventuras de la mano de otros autores, entre ellos su propio hijo.

Johan y Pirluit integral vol. II Dupuis

Johan y Pirluit integral vol.2 - Dupuis

Pero el legado original ahora está ahí. Dupuis reeditó hace unos años todas sus aventuras en una lujosa edición “integral” que además de contener todos los tebeos oficiales ordenados por temática, incluye las primeras historias cortas de Johan en solitario, bocetos, notas del autor, y demás material interesante imprescindible para cualquier fan de la serie. Para quién le pueda interesar (como muchos de vosotros sabeis) lo puede encargar directamente a amazon.es, ya que esta obra de momento no ha sido editada en condiciones y como se merece en España, aunque parece que actualmente editorial Base está reeditando algunos títulos empezando por el final, solo que con una limitación para muchos aficcionados, son en Catalán.

LOS INTEGRALES Dupuis:

1. Page Du Roy
Le Châtiment de Basenhau
Le Mâitre de RoucybeufEl entrañable y divertido par de protagonistas
Le Lutin du Bois aux Roches (16)

2. Sortilèges et enchantements
La Pierre de Lune (17)
Le Dragon vert
Le Serment des Vikings (18 )
Enguerran le Preux
Sortilèges au château
A l’Auberge du pendu
La Source des Dieux (19)
Veillée de Noël

3. Brigands et Malandrins
La Flèche noire
Les mille écus
Le Sire de Montrésor (20)
Les Anges
Le Flûte à six Schtroumpfs (1)

4. Les Années Schtroumpfs
La Guerre des sept fontaines (13)
L’Anneu des Castellac (15)
Le Pays maudit (14)
Qu’est-ce qu’il dit mais qu’est-ce qu’il dit?
Le Sortilège de Maltrochu (12)

Se publicó un quinto volumen con las historias post-Peyo.

Nota: Los números arriba entre paréntesis, son las equivalencias con los de Editorial Bruguera.
Correspondencia con Bruguera:

La flauta de los Pitufos-Bruguera
1. La Flauta de los Pitufos
12. El Sortilegio de Malasombra
13. La Guerra de Tomoylomo
14. El País Maldito
15. El Anillo de los Castellac
16. La verdadera historia del pequeño Pirluit
17. La piedra de Luna
18. El Juramento Vikingo
19. El agua prodigiosa
20. El señor de Pikodoro

La verdad, es excelente esta jugosa recopilación integral, de momento no nos queda otra que disfrutar de ella en otro idioma diferente al nuestro (Francés) sobretodo tras la repentina, vergonzante y sorprendente cancelación de los integrales anunciados a bombo y platillo por editorial Planeta para España hace ya un tiempo. Como suele ser tónica general ya con este tipo de historietas Franco-Belgas, hay que comprarlas en Francés. Ahora y si editorial Base sigue con la publicación, dependiendo de las ventas, tendremos el enorme placer de leerlos en Catalán, publicándolos en orden descendiente, del 17 al 1 (lo cual es un error en mi opinión porque deja para el final los títulos más míticos), solo deseo les vaya bien y no nos dejen la serie colgada, de momento han publicado los dos últimos que no fueron dibujados por Peyo, que en mi opinión, no logran estar al nivel del resto de la serie dando un bajón bastante importante en calidad, pero bueno algo es algo y es una buena noticia para empezar. También deseo que los publiquen en Castellano, aunque esta editorial no creo lo haga, ya que solo adquirió los derechos para la lengua Catalana, tal vez alguna otra editorial más avezada lo haga en un futuro.

la nit dels bruixtos i la rosa del desert- Editorial Base

La nit dels bruixots i la rosa del desert- Editorial Base

Anuncios

Las 7 vidas del gavilán

                                                                                                                                                                                                                                                                                                           Cuando era pequeño llegó a mis manos un cómic llamado Buscadores de oro. Sus autores eran Olivier y Juillard y contaba dos historias: la del pirata Corazón de Gris y la del escritor Jack London. Me quedé alucinado por los dibujos, ya que en aquella época solo leía a Tintín, Astérix, es decir, cómic no realista. El estilo de los dibujos y planos de Juillard eran increíbles. Con el tiempo fui aficionándome a la historia y en 2004 otra obra de Juillard apareció ante mí: Las 7 vidas del gavilán. Es una colección de 7 álbumes con guión de Patrick Cothias. Yo lo compré en el integral que todavía se puede conseguir hoy, de la editorial Norma.

Las 7 vidas del gavilán se sitúa a principios del siglo XVII en Francia. Tengo un gran cariño a esta época, pues es el tiempo de los 3 mosqueteros y las aventuras de capa y espada. La historia comienza con el nacimiento de un niño: Luis de Borbón, el futuro Luis XIII de Francia. Lejos de allí, en la región de Auvernia, tiene lugar otro nacimiento: el de Ariane de Troil, la hija del barón de Troil. A partir de ahí, la historia se desarrollará en 2 historias paralelas: la de la familia real y la de la joven Ariane, solo se juntarán en el último episodio de la serie. El elemento esencial de la historia es la figura de Gabriel de Troil, hermano del barón y sospechoso verdadero padre de Ariane. Desencantado del mundo, Gabriel se retira de Auvernia, pero una misteriosa anciana le convence para convertirse en un nuevo personaje: el justiciero enmascarado llamado por algunos el Gavilán, por el pájaro que le acompaña, y por otros Máscara Roja, por la máscara que le cubre la cara. Gabriel socorre a los campesinos contra los tiránicos señores y se gana la admiración de Ariane, que no sospecha sobre su auténtica identidad. Por otra parte, el joven delfín Luis se enfrentará a la influencia de su madre María de Medici tras la muerte de su padre Enrique IV.

Las 7 vidas del gavilán nos muestra las intrigas de la corte francesa, con el esplendor y los problemas del Antiguo Régimen. Nos muestra un mundo campesino, rural, frente a la gran ciudad de París. Nos enseña los sueños, temores, alegrías, pesares de aquellas gentes. Como un homenaje al gran Alejandro Dumas, Cothias y Juillard nos presentan personajes históricos como Enrique IV, Conccini, el cardenal Richelieu, etc. De nuevo, aventura e historia se dan la mano.

El dibujo de Juillard está aquí en su apogeo. Nos presenta planos increíbles, luchas que son lecciones de esgrima, caballos al galope, personajes marginales, harapientos, ricos caballeros, bellas damas… Pero al estar al servicio de Cothias, Juillard debe atender al guión. Y el guión le implica a veces viñetas donde Cothias se recrea en temas que le interesan: violaciones, la placenta en un parto, apaleamientos, etc. Solo hace falta ver otras obras de este guionista, como Cinjis Khan o Josué de Nazaret. Cothias presume de dominar la historia, pero ésta se pone en sus manos al servicio de claras intenciones: criticar el Antiguo Régimen, la religión católica y meter algunos mensajes ocultos orientados a ciertos grupos políticos. Quizá la parte negativa de la narración no sea ésta, sino más bien el lenguaje simbólico de personajes como la anciana, la niña muda y demás. Siempre me pareció algo que sobraba.

A parte de esto, la serie está muy lograda y se ha convertido en un clásico del cómic histórico. El éxito empujó a sus autores a prolongarla. En realidad, la serie surgió por el deseo de crear un pasado al personaje Masquerouge, otra serie de Cothias y Juillard. Las continuaciones de Las 7 vidas del gavilán fueron entre otras Pluma al viento (que no condigue enganchar como la inicial), El loco del rey, Máscara de hierro, El caballero, la muerte y el diablo, Ninon Secrete… Todo un universo.


Vasco: Los centinelas de la noche

ImagePara complementar el post de Olrik dedicado al nº3 de Vasco, La bizantina, escribo esta entrada sobre el nº4, Los centinelas de la noche, hasta ahora los únicos álbumes de Vasco publicados por NetCom2. Hacía tiempo que deseaba que Vasco fuese publicado en España y por fin lo he conseguido. Ayer me estrené en la lectura de esta gran serie histórica y hoy he terminado los dos tomos. Me ha parecido una buena serie de aventuras, ambientada precisamente en una de mis épocas preferidas: la Edad Media. La unión entre aventura y divulgación de la historia está muy lograda en la obra de este gran dibujante que fue Gilles Chaillet. Su empeño en reconstruir los monumentos y ciudades del pasado muestra un gran dominio de la arquitectura y una gran documentación, imprescindibles en el cómic histórico. Sin embargo, las figuras humanas fueron siempre una tarea pendiente para Chaillet. Si bien guarda las proporciones y perspectivas, los rostros son demasiado simples, poco trabajados, con escasos detalles. No parecen ser sino un complemento para los fondos majestuosos, verdaderos protagonistas de la obra.

ImageChaillet nos lleva a un período esencial de la Edad Media: el siglo XIV; una época hostil, azotada por la crisis, la peste, las guerras… En este caso, hace viajar a su personaje, el joven Vasco Baglioni, a una región de Europa en plena decadencia: el imperio bizantino. Chaillet nos muestra una Constantinopla acosada, arruinada, en la que los tiempos de gloria de Constantino y Justiniano ya han pasado. En Los centinelas de la noche nos muestra una región en otro tiempo perteneciente a ese imperio: Capadocia. Esta zona desértica tiene el atractivo de poseer un conjunto natural-artificial de formaciones subterráneas casi de fantasía: el valle de Goreme o Korama. Vasco y sus amigos descubren una comunidad de antiguos cruzados que continúan viviendo refugiados en esas extraordinarias construcciones excavadas por los cristianos desde el siglo III d.C. Asisten al enfrentamiento entre esta comunidad y los mongoles, que por aquel entonces dominaban esa zona (no será la última vez que Vasco se encuentre con ellos). Estas construcciones aparecen en otra serie de cómic: Las torres de Bois-Maury, concretamente en el nº8, titulado El selyúcida.Image

ImageLos guiones de Vasco me han parecido emocionantes. Enganchan desde la primera página. Pone en el papel varios elementos: aventura, amor, traición, honor, ambición… Al igual que Olrik, opino que la historia de amor entre Vasco y la princesa Sofía Cantacuceno está muy bien lograda. La serie presenta o más bien rescata un argumento clásico con la idea precisamente de que algo es clásico porque nunca muere. Con Vasco historia y aventura están servidas. Seguiré la colección para ver hacia donde viajaremos junto a Vasco y el resto de personajes.


Todo empezó en…

ImageTodo empezó en el verano de 2007 cuando viajé a Bretaña. En una tarde lluviosa, como suele ser por esa salvaje región de Francia, en el pueblo de Locronan, entré en una tienda de recuerdos como todo buen turista. En una pared había un poster enorme en el que aparecía el dibujo de un pirata o espadachín y las palabras: “L’Epervier” y “Bretagne”, entre otras. Como fan de la serie “Las 7 vidas del gavilán”, sabía que L’Epervier era en español “El Gavilán”. Pero si la del póster se situaba en Bretaña y en el siglo XVIII (como parecía por la ilustración) ¿qué era aquello? ¿Una continuación de la obra de Patrick Cothias y André Juillard? La verdad es que el dibujo recordaba bastante al estilo de Juillard, pero estaba firmado por un tal Patrice Pellerin. Dos años después encontré un integral en la Fnac de Madrid con esa ilustración en la portada. Desgraciadamente estaba envuelto en un plástico y no pude ojearlo. Tenía que informarme de una vez. Busqué en internet y averigué que era una serie de cómic que nada tenía que ver con “Las 7 vidas del gavilán”. El protagonista era un corsario bretón llamado Yann de Kermeur y apodado El Gavilán. Un año después, me regalaron el integral en reyes y me sumergí en la lectura de esta apasionante obra maestra del cómic europeo.

“El Gavilán” se sitúa, como he dicho, en el siglo XVIII, en la Francia de Luis XV. Una época marcada por el despotismo ilustrado, las guerras entre Francia y Gran Bretaña por la hegemonía mundial, la revolución industrial (que comenzaba a despertar en Inglaterra) y los grandes viajes en fragatas y bergantines. Yann es un hombre de esta época. Perteneciente a la pequeña nobleza bretona, es un joven intrépido que vive aventuras a través del ancho mar, su verdadera patria. La vida libre que lleva como corsario se verá marcada al ser acusado de un delito que no ha cometido: el asesinato del conde de Kermellec. La persecución del Gavilán se entronca con un nuevo elemento: la búsqueda de un tesoro. La aventura está servida, no voy a hablaros más del argumento. Aquí cada uno emprenderá el viaje junto al Gavilán y su tripulación si así lo desea. Y conocer a inolvidables personajes como Agnes, Marion, Villeneuve, La Motte, Mano de Hierro, Cha-ka…

ImageLas viñetas de “El Gavilán” son una obra maestra cada una. Solo hace falta ver esos barcos con ese espléndido velamen que parecen castillos sobre el mar surcando las olas. Esas vistas de Brest, el gran puerto de Bretaña, nos llevan a pasear por el puerto, por las calles con esas casas de entramado de madera. Las vistas de la ciudad colonial de Cayenne, en la Guayana francesa, con las selvas tropicales y las misiones de los jesuitas. Todas ellas son un ejemplo del talento para el dibujo y la documentación de Pellerin, este dibujante bretón nacido en Brest en 1955. Su pasión por los barcos y las aventuras se vio recompensada al ilustrar para Jean-Michel Charlier dos álbumes de Barbarroja: Trafiquants de bois d’ébèneyLes Révoltés de la Jamaïque“.  Todo un honor. El detallismo que pone Pellerin en estas reconstrucciones históricas es admirable. Para ello, lleva a cabo un exhaustivo trabajo de documentación, acudiendo a fuentes de la época, maquetas, cartas marítimas, planos, ilustraciones sobre trajes, uniformes… Todo ello se puede ver en el tomo 7, primero del 2º ciclo recién inaugurado, y titulado “La misión”, donde se nos ofrece un reportaje sobre esta actividad. La documentación es esencial en el cómic histórico. Prueba de ello es la labor realizada por otros autores de este género como Jacques Martin, Gilles Chaillet, François Bourgeon, Juillard, Hermann, Goepfert…
La historia de “El Gavilán” es una historia épica. Una narración de aventuras al más puro estilo clásico. Pellerin ha rescatado esa esencia de las obras de Robert Louis Stevenson, Julio Verne y Emilio Salgari. Luchas, traiciones, tesoros ocultos, barcos, espadachines, piratas, ambición, amor. Todos los elementos de la aventura.

Image

Al leer “El Gavilán” nos viene a la mente “El conde de Monte-Cristo”, “Moby Dick”, “Robinson Crusoe”, “La isla del tesoro”. Podríamos recordar incluso películas como “El hijo del capitán Bloom”, “El señor de Ballandry”, “Motín a bordo” o “Master and Comander”. Y ¿por qué no? también la serie de dibujos animados “Érase una vez las Américas”. Pellerin hace que “El Gavilán” consiga colocarse a la altura de “Las torres de Bois-Maury”, “Las 7 vidas del gavilán” y “Los pasajeros del viento”, imprescindibles para mí en el cómic histórico.

Image

“El Gavilán” es el mejor cómic que he leído en los últimos años. Pellerin ha recuperado las grandes historias de aventuras que nunca mueren y una saga que no ha hecho sino engancharnos más al apasionante mundo del cómic, por lo menos a un servidor.


Vasco, la Bizantina.

Vasco, la Bizantina

Vasco, la Bizantina

 Vasco, tiene unos guiones un tanto complejos, al menos en estos dos primeros álbumes, lanzamiento en exclusiva de la editorial Netcom2, sobre la mítica serie de caracter medieval del aclamado autor Gilles Chaillet, procedente de la mejor escuela Franco-Belga, titulados, La Bizantinalos centinelas de la noche. Leído y releído la Bizantina, puedo opinar con un poco más de criterio, ya que como serie inédita que se publica en nuestro país por primera vez, tampoco puedo juzgar la obra en su conjunto, así que hablaré sobre el inicio de este primer episodio (en realidad tercero y cuarto en orden de publicación) desde el total desconocimiento de la serie.

Me costó digerir un poco la primera lectura, decía guiones complejos porque estos desarrollan conflictos históricos que yo desconocía y por lo tanto cuestan un poco de situar. Se hace raro, por ejemplo, que genoveses y venecianos fueran potencias rivales, o que te muestren el declive de países desaparecidos de los que nada sabemos, ( yo al menos) como Constantinopla. Situarse en el contexto de la época es muy importante y obligado para entender la historia que nos presenta este cómic, aparte decir que en el argumento del álbum hay muchas intrigas de tipo político-comerciales difíciles de captar para quién no conozca más al detalle este determinado pasaje de la historia.

Además, creo que Vasco se mueve mucho de aquí para allá por el mundo a lo largo de los 23 capítulos de la serie, recorriendo de esta manera muchísimos escenarios variados y distintos entre sí, con lo cual esto puede desubicar un poco más al lector medio, al menos inicialmente. No es como ocurre en Jhen que siempre transcurre en Francia persiguiendo al invasor Inglés al final de la guerra de los cién años (otra excelente serie medieval de Jacques Martin publicada por la misma editorial). Vasco me parece una lectura un tanto densa y dificil de abordar, al menos en estas dos primeras aventuras, aunque quizás sea una cuestión de habituallación y acercamiento progresivo a la obra. Desde luego si que es una lección de historia magistralmente ilustrada, eso es indiscutible. Por otro lado, Alix me resulta más sencillo de leer, aún siendo cómic histórico, pero que más o menos siempre está situado en el mismo lugar con y dentro de la misma cultura, Roma, el imperio y los romanos, resulta todo mucho mas cercano y familiar, mas fluido, menos forzado.

Vasco, los centinelas de la noche

Vasco, los centinelas de la noche

A la gente que le guste la historia le va a encantar, conste que no me desagrada. Culturizarte, desde luego, te culturizas y aprendes, es una serie muy didáctica, lo que apabulla y abruma por momentos, es tanta información de golpe, culturas y costumbres diferentes, vocablos extranjeros, jerarquía militar, reyes, reinas, líneas sucesorias y dinastías, oligarquía propia de los paises, etc, etc .. me resulta un poco como la lista de los reyes Godos del colegio, así soltado todo de sopetón, otro poco me recuerda a un episodio del National Geographic o del canal historia, solo que en esta ocasión a cargo de Vasco Baglioni que es el protagonista. Se pone tanto empeño en el rigor histórico y documental, que por momentos se consigue entorpecer la lectura lastrando un tanto la narración, el ritmo y la acción de la aventura . Tal vez esté exagerando en cuanto al concepto, dado que es la primera impresión, pero ahora lo veo así. El dibujo atrae muchísimo, eso sí.

La ambientación es acojonante no tiene otra palabra, así como el vestuario, las catedrales, ciudades medievales, barcos, todo está minuciosamente documentado y consecuentemente muy bien dibujado en cuanto a escenarios, pero Vasco no es Alix, Jacques Martin dominaba mucho más las figuras humanas y su dinámica y aunque Chaillet llega a un cierto dominio de ambas cosas en esta serie que es considerada su mejor obra, este no llega a superar al maestro. La comparación es odiosa pero inevitable, Vasco es un producto diferente a Alix aunque ambos sean de la misma escuela, Chaillet sigue su propio camino, explora otros derroteros, a veces narrando de forma parecida a como Martin lo haría, pero… no esperéis otro Alix, no lo es.

Se me antoja un cómic realizado por un historiógrafo, de facultad y muy académico, oiga. Vasco es el cómic histórico llevado a sus últimas consecuencias. Es mi opinión.

 En definitiva:

Vasco, me enseña una lección de historia magistralmente ilustrada, donde la época del renacimiento se nos muestra en todo su esplendor, dando lugar, además de a los hechos históricos que se relatan, a las relaciones humanas como puedan ser entre ellas, la romántica relación entre Vasco y Sofía… estamos delante de una obra maestra que dará mucho que hablar, tiene lo mejor de la escuela Martin, donde el alumno es digno sucesor de su maestro, ambientaciones soberbias, personajes llenos de carisma y dinamismo. Gilles Chaillet en estado puro.

Vasco y Sofía


Lefranc, el vuelo del Spirit

 

Sinopsis:

Con motivo de la cumbre del G-7 en Washington, Lefranc se ve envuelto de nuevo en otra investigación sin comerlo ni beberlo cuando acude a cubrir la noticia. El Spirit de San Luis, primer avión en cruzar el Océano Atlántico sin escalas, es robado aprovechando la coyuntura de vorágine política del momento, por el malvado gangster Axel Borg, que en esta ocasión trata de extorsionar al gobierno yanki con uno de sus mayores símbolos. Nuestro héroe tendrá que poner toda la carne en el asador para resolver este asunto y llevarlo a buen puerto, apoyado por el F.B.I, tratará de recorrer algunos puntos estratégicos del mundo, como Groenlandia e Irlanda, para encontrar el aeroplano. 

El Capitolio de Washington magistralmente dibujado.

El Capitolio de Washington magistralmente dibujado.

Análisis:

Último álbum ilustrado por Chaillet donde denota un cierto relajamiento en el trazo, no llega al esplendor de los anteriores episodios graficamente hablando pero cumple con creces. Los escenarios es lo mejor dibujado, barcos cargueros, coches, helicópteros, aviones, paisajes, la era de los móviles e internet, la arquitectura y edificios varios. Las figuras humanas parecen algo estáticas y adolecen de falta de dinamismo, incluso se aprecian algunas desproporciones en el dibujo.

Bellos paisajes de Connemara, Irlanda donde estuve hace unos años. Lefranc tiene un episodio bastante cómico con una bella aldeana en un impropio e inédito arrebato de pasión, si en otros capítulos comentábamos (el amo del átomo) que era poco mujeriego, aquí se destapa con todas sus dotes de seducción y descaro, tomándose Chaillet algunas licencias de tipo picantes-sexuales propias de vodevil.

Lefranc no pierde comba...

Lefranc no pierde comba…

Conclusión:

Lefranc en clave de comedia, humor, una broma enorme, al que incluso disfrazan de payaso viéndose el mismo ridículo, no guarda mejor suerte su antagonista Axel Borg que lo atizan dos féminas a escobazos y el antaño tipo duro corre ahora a botiquín a curarse sus golpes.

Axel Borg en apuros ...

Axel Borg en apuros …

Dentro de todo esta parodia, llego a la conclusión que Chaillet ya debía estar harto de la serie y la quería finiquitar para dedicarse a sus propios personajes, por otra parte entiendo y comparto que la serie haya vuelto a lo vintage, es que no me pega nada ver a Axel Borg posteando su sardónica risa en Twitter o a Lefranc hablando por móvil.
Lo mejor y ya con un tono más serio, es la parte final, las escenas aéreas son excelentes, cazas militares, las vistas de pájaro del vuelo del Spirit, que por un momento te hacen descansar de tanto cachondeo. Lefranc al igual que Charles Lindbergh, acaba realizando el mismo vuelo pionero que supuso el hito del Spirit para la historia de la aviación.

Para fans de la aviación y lectores sin prejuicios que quieran conocer el lado desenfadado y gamberro de este mítico personaje creado por Jacques Martin.
 

El vuelo del Spirit, con un aviador muy particular, Lefranc.

El vuelo del Spirit, con un aviador muy particular, Lefranc.

Charles Lindbergh posa con su aeroplano The Spirit of St Louis en 1927

Charles Lindbergh posa con su aeroplano The Spirit of St Louis en 1927