Jhen-Los desolladores

Jhen-Los desolladores
En principio Jacques Martin se inspira en un suceso dramático ocurrido al final de la Guerra de los Cien Años. Al retirarse gradualmente de un conflicto casi terminado, los reyes de Francia e Inglaterra se iban deshaciendo de algunos de sus mercenarios. Compañías enteras de soldados se encontraron sin recursos y se convirtieron en hordas de saqueadores que asolaban la campiña francesa. Ante la crueldad de estos guerreros la historia les ha dado el nombre de desolladores, describiendo de forma realista Jacques Martin el comportamiento de estas bandas de sangrientos soldados.

corcheurscorchs

De este modo Jhen se ve requerido por un señor (feudal) que desea fortalecer las murallas de su ciudad. Pronto la ciudad se ve rodeada por un ejército de desolladores y la aventura se convierte en la historia de un asedio militar a través de una serie de ataques que continuarán durante varias semanas. La historia tiene por momentos un carácter didáctico. Esto permite a Jean Pleyers dibujar con su minuciosidad acostumbrada las murallas, el despliegue de soldados y las catapultas que nublan el cielo con sus proyectiles.

corcheurssige

Como acostumbra, Jean Pleyers multiplica los detalles de decorados y vestuario. Algunas viñetas podrían parecer sobrecargadas pero la sofisticación del diseño no quita legibilidad. El avance de un ejército por un camino adquiere de este modo el tamaño y la categoría de una pintura.

corcheursdcors

Lejos de contentarse dibujando bellas imágenes, el dúo Martin-Pleyers también juega con la puesta en escena. Los autores exploran las posibilidades del noveno arte y crean varias secuencias audaces. Por ejemplo, la noche del asalto a las murallas se describe por medio de una serie de grandes viñetas estrechas que se extienden por toda la altura de la página y suponen un hito creativo.

corcheurscasesverticale

Una buena historia debe igualmente presentar unos personajes de peso y Jacques Martin crea para la ocasión algunos muy destacados. Los aliados son tan peligrosos como los enemigos y Conrad Tierstein, el terrible cabecilla de los desolladores, casi parece blando en comparación con el feroz Gilles de Rais. El Señor de la Méhargne, preboste real, se nos muestra todavía más ambiguo aunque su papel no es destacado. Para obtener un agradable efecto de contraste, el papel protagonista no es para los desolladores sino para un simple par de amantes. Ariana y Prefecto vivirán una breve y trágica historia de amor en medio de esta guerra; esta historia paralela aporta un toque de humanidad.

corcheurslovestory

Finalmente el asedio termina con la intervención de Gilles de Rais, quien viene al rescate de su arquitecto. Las barbaridades de Barba Azul vuelven a escena y Jhen descubre nuevas abominaciones contra las que se mantiene extrañamente impasible. No se rebelará hasta el siguiente álbum titulado Barba Azul… pero eso es otra historia.
Para mí este es el mejor álbum de la serie. Los desolladores son un intermedio en la larga y sombría saga de Gilles de Rais. Con Jacques Martin descubrimos un reino de Francia devastado al final de la Guerra de los Cien Años, y nos encontramos con un nada elegante medievo más sangriento de lo que podamos imaginar. Las costumbres de Gilles de Rais no eran en el fondo otra cosa que consecuencia de un tiempo en el que el condestable no tenía el monopolio de la ferocidad.

 

Escrito por Raymond del foro Lefranc, Alix, Jhen … et les autres. Traducción de Metamol.

Anuncios

El Oasis-Lefranc

oasis-lefranc

El Oasis, es una de las aventuras del rubio periodista de la etapa Gilles Chaillet, con guión de Jacques Martin, publicado en su día porLefranc42 Grijalbo (y proximamente por Netcom2) que más me ha gustado.

El argumento de entonces sigue estando vigente hoy en día, dibujado al principio de los años 80, es un álbum que no ha envejecido para nada. El planteamiento es el de unos terroristas islámicos, piratas del aire, que secuestran un Airbus con todo su pasaje y tripulación. Como es de esperar, con esta acción pretenden chantajear al gobierno pidiendo un rescate. En el avión se encuentra como no, el jóven JeanJean, amigo de Lefranc. De esta premisa parte esta exótica aventura ambientada en el desierto del Sáhara.

Con un desarrollo muy cinematográfico, al principio, se nos situa en un punto más o menos avanzado de la aventura, para a continuación, ir explicando mediante algún flashback el origen y transcurrir de los acontecimientos previos, hasta ponernos al día. Para ello, se intercalan viñetas simultaneas sin recurrir apenas a textos de apoyo, y estas por si mismas, unicamente por el dibujo, funcionan hábilmente dando a la narración y a la lectura fluidez y claridad.

Hay escenas destacables a comentar, remarcables son las viñetas de escenas aéreas, en concreto una donde los paracaidistas saltan del avión. Como en una película, fotograma a fotograma, vemos en una sola viñeta que se convierte en secuencia, el salto al vacio del paracaidista con la progresión completa de la acción, expuesta mediante diferentes figuras, hasta que finalmente el soldado toma tierra. Heredero del maestro Hergé, Jacques Martin tomó buena nota de su paso por los estudios, que duda cabe. Incluso con uno de los personajes, Rahim, hace un amago de gag, (aislado y gratuito en el conjunto de la narración), pero no por ello menos curioso (pues el autor era poco dado a ellos) e inevitablemente le recuerda a uno, a cierto Capitán de la marina mercante.

El dibujo es muy bueno de comienzo a fin, sin altibajos y el guión funciona sobradamente bien con personajes interesantes, medianamente bien desarrollados y definidos (dentro de los límites que imponen las 48 páginas).
Para dar apoyo al héroe Guy Lefranc, aquí muy en la línea de James Bond, este es equipado con un planeador especial y un fusil paralizante, por una especie de agente Q. Y por seguir con el guiño al agente 007 del cual Lefranc es muy deudor, la chica Bond aparece casi al final, muy fugazmente… ponerla al inicio de la aventura hubiera dado más juego.

Lefranc27-28-gag

Una excelente composición de páginas donde resaltan especialmente viñetas verticales y horizontales. Una muy buena ambientación, acción, aventura…. en fin, un tebeo de los que ya no se hacen y que cuenta con todos los ingredientes para pasar un buen rato.

El tandem Jacques Martin/Gilles Chaillet consigue unos muy buenos resultados en esta ocasión. En resumen una aventura muy recomendable, y para mi gusto, de las mejores de esta etapa.

Lefranc27-bond


Alix Senator-Las águilas de sangre

Seguramente, más de uno pensará que ya estamos otra vez con otro Alix nuevo del montón, que quiere seguir explotando la franquicia hasta el infinito, pero no, en este caso, tengo que decir rotundamente no. Alix Senator es una serie nueva e independiente a la original y clásica de Jacques Martin que mantiene muchas cosas de esta, eso sí. Le es fiel en muchos aspectos, en realidad, se trata de una secuela. Nos presenta al Galo-Romano con aproximadamente 50 años de edad, ha prosperado, es senador en Roma, tiene un hijo y es mentor del hijo de su amigo Enak, que aquí ha desaparecido. También es amigo y consejero del emperador Octavio Augusto que ahora gobierna.

A una portada muy seductora, le sigue un dibujo muy detallado, sin duda muy bueno, buenísimo. Se puede apreciar que el trazo en negro es mínimo, apenas para perfilar. Cada viñeta es un cuadro de colores casi de paleta de pintor, que te entra por los ojos muy rapidamente. Se utilizan una serie de sombras y brillos para dar volumen y dimensiones a las caras, de hecho, los rostros son de una expresión vivísima, casi reales. Textos muy pocos o los estrictamente necesarios para dar verosimilitud al relato, aquí el dibujo es el que narra primordialmente, el que marca el ritmo, y esto, creo que es uno de sus puntos fuertes.

Lo que más me ha gustado, ha sido un detalle del final muy bien engarzado con el pasado de Alix, es 100% Martin. Aunque se nos muestra dentro de otro estilo diferente, pues no es línea clara, el dibujo es realista aunque respetando las señas de identidad de Alix. Este cambio de tercio tan novedoso, pienso atraerá a un nuevo público además de conservar al de siempre. Alix es muy diferente pero a la vez, paradojicamente, es el mismo de siempre, solo que ha madurado. Te lo crees al verlo, porque ahora con sus canas, sigue teniendo la misma cara de niño, aunque no se ha quedado petrificado en el tiempo, y esto lo hace más humano, mucho más cercano y real. Un Alix menos maniqueo, con una lectura a dos níveles donde nada es explícito, con una trama detectivesca, intrigas palaciegas y profecías.

La recreación de Roma es majestuosa, con viñetas enormes donde se muestra dicha estampa. Si el símbolo de Roma es el águila, aquí está bien presente como parte del argumento, no en vano es parte del título … y que cabe decir del rigor histórico, como suele ser habitual excelente, nada que no sepamos ya.. Y no quiero desvelar más. Alix Senator aguarda muchas sorpresas y alegrías, y lo que es mejor, prepara a Alix para las nuevas generaciones… Buena lectura.


Las aventuras de Miquel Mena-Ladrones de Almas

He leído el previo que ofrece la editorial Netcom2 para prensa, y estas son mis impresiones sobre este cómic de producción propia.

Una portada sugerente, un elegante auto Hispano-Suiza de época que huye a la carrera conducido por una dama, dos personajes, Miquel Mena con el ceño fruncido preocupado y el otro, “Boro” mirando vigilante atrás al enemigo que los persigue con pistola en mano. ¡Invita a leerlo!.

Nada más abrir el álbum, ya le trae a uno recuerdos tintineros, con solo mirar las guardas con todos los personajes del tebeo desfilando por ellas. Enseguida reconoces el lugar, ahí está la famosa Boquería, el mercado de St. Josep, las Ramblas. Añó 1915, la Barcelona modernista que vió nacer a mi abuelo, nos presenta a dos científicos, el botánico Miquel Mena y el químico Salvador Losada, alías Boro. A raiz de unas investigaciones con plantas tropicales, nuestros amigos, hacen el descubrimiento del siglo, algo que revolucionará la medicina y ayudará a la Humanidad. Tras ser dado a conocer al público en una recepción de la alta burguesía, se producen una serie de sabotajes, robos e incendios. Intereses ocultos, personajes siniestros y una potencia extranjera, tratarán de hacerse con dicho secreto con fines bélicos, todo transcurre con el telón de fondo de la Primera guerra mundial, con espías alemanes y submarinos en nuestras costas vigilando. Hacen aparición algunos personajes que existieron en la realidad.

Pronto te das cuenta de que el solvente dibujo de José Luis Povo se vé fuertemente apoyado por el sólido guión de Pablo Herranz. La reconstrucción histórica es minuciosa y rigurosa, paseando al lector por lugares comunes, escenarios y edificios míticos diversos que todo barcelonés reconocerá al momento. Estos son dibujados con el arte y la maestría de un arquitecto. Entre otros, vemos; el Hospital Sant Pau, la casa Fuster, la avenida Tibidabo, el edificio de aduanas del Puerto de la ciudad Condal..

Barcelona, Bilbao, Rotterdam, Bruselas, Brujas, todo un periplo iniciático que llevará a nuestros personajes en su aventura a la búsqueda del valioso descubrimiento robado, con muchas dosis de acción trepidante, suspense e intriga, y algún gag. Además, se introduce el humor y la seducción galante de la mano de Ruth Arness, la moderna protagonista. Sin darte cuenta, todo va fluyendo y la lectura avanza rápido página tras página, se percibe la gran labor realizada por estos dos autores, en el que es su primer proyecto juntos.

Los guiños; las escenas acuáticas de los buzos, me ha recordado mucho a E. P. Jacobs y “El secreto del Espadón”, donde en un conflicto bélico ocurren y se suceden muchos episodios y escenarios diferentes entre sí. Corcorán, otro actor de la función, tiene el aspecto de el Capitán Blake de las mismas aventuras de Blake & Mortimer.

La influencia de Hergé es clara en muchos aspectos, como son los rasgos y gestos de los protagonistas, además, los autores han sabido dotar a cada uno de ellos de un caracter definido, con su propia personalidad, haciendo a estos creíbles, se diría que cobran vida propia por si solos. Se nota el cariño del dibujante hacia el creador de Tintín.

Clara, la palabra “clara”, le surge inconscientemente al que escribe estas líneas, y es que esta es la línea -valga la redundancia- de este cómic actual con aires clásicos, es ingenioso, original, bien narrado y muy fácil de leer.

 


Ella Mahé 3: “La que no tiene nombre”

Siguiendo esta interesante serie que está publicando Netcom2, a cargo del matrimonio Charles y de otros 5 dibujantes (Taymans, Carin, Goepfert y Simon), llegamos al tomo nº 3.
En su búsqueda de la misteriosa tumba de la princesa sin nombre John y Ella llegan al monasterio de Santa Catalina. Como bien narra Maryse Charles, este monasterio cristiano ortodoxo es uno de los más antiguos del mundo (siglo IV d.C.) y, en efecto, la colección de manuscritos que guarda es de una gran importancia. Pero unos individuos se les adelantan un día antes y roban el manuscrito que John y Ella buscan. Por suerte, el monje que se ocupaba de estudiarlo tiene buena memoria y les relata su contenido. Es justo en este punto donde se da el cambio de dibujante, en este caso Goepfert. En esta ocasión, el flashback (por así decirlo) nos lleva al siglo XII, en los inicios de la 3ª Cruzada. Se cuenta la historia del caballero Ascelin D’Aiguilliers, de la orden del Hospital de San Juan de Jerusalén (hospitalario), que es hecho prisionero por los árabes tras naufragar su barco en Egipto. Goepfert nos va mostrando cómo va integrándose en la sociedad musulmana al estilo de Kevin Kostner en “Bailando con lobos”. En una ocasión, el médico Husseym, con quien ha trabado amistad, le enseña ¡la tumba que John y Ella están buscando! y un misterioso resplandor que no se muestra al lector pero que dicen que “venía de otro mundo” y se le llama “el color de los dioses” (precisamente es el título del siguiente y último tomo). La alusión a “una estrella fugaz” y el hecho de que le lamen “de los dioses” porque ha venido del espacio nos lleva a pensar (sospechar) de nuevo en un uso por parte de los autores del tema de los extraterrestres o simplemente de los meteoritos: las teorías de Von Daniken y Berguier entre otros (ya ves, Olrik, como en Thorgal).
Finalmente, el caballero Ascelin regresa al mundo cristiano al entrar en el monasterio de Santa Catalina y tras haber perdido un brazo en una batalla contra los sarracenos. En la última página, una vez más, Charles retoma el dibujo y concluye el tomo.
Ha sido un gran descubrimiento para mí el dibujo de Goepfert, del que había ojeado algo en internet (es el dibujante de “El loco del rey” de Cothias y retomó “Los caminos de Maleffosse”), pero no había llegado a leer nada. Me encanta el trazo realista que tiene, al estilo de Juillard y Pellerin, destacando de manera genial sobre el fotoshop. Y cómo no el dibujo preciosista de Charles todo a acuarela es muy bueno, como ya demostró en “India Dreams”. Pero la parte del caballero Ascelin, aunque interesante, me ha parecido un intento más de revisar las Cruzadas de forma guay, como se hace últimamente: o sea, los cristianos muy malos y los árabes muy buenos y muy tolerantes. Lo políticamente correcto, vamos. Me ha parecido muy interesante el haberlo leído (lástima no haber podido comprar el 2º tomo) después de leer la entrevista con el matrimonio Charles de la revista Netcom2, donde hablan de sus planes, trabajo, expectativas, comentarios etc. Veamos qué nos depara el nº4.


Jacques Martin ha vuelto

Orión nace en 1989 en plena madurez del dibujante Jacques Martin, que con Alix alcanza la consagración en el cómic Franco-Belga. El dibujante entra en conflicto con ediciones Casterman por desacuerdos comerciales y no quiere seguir publicando al galo-romano en según que condiciones. De esta manera surge este alter ego de “su más bello Alix” ambientando en la Grecia clásica y la guerra del Peloponeso, periodo de la historia preferido de Martin.
Publican hasta el momento cuatro álbumes en un dilatado periodo de tiempo (dos décadas nada menos). El primero, “El lago sagrado” (1990), el segundo, “El río Estigia” (1996) también dibujado por Martin, aunque finalizado en parte por Cristophe Simon colaborador suyo, dados los problemas de visión de aquel. Del tercero, se encarga ya Simon integramente, “El Faraón” (1998), y el cuarto ,”Los oráculos” (2011) por Marc Jailloux , que debuta espectacularmente en el universo Martin, todo un descubrimiento y destreza de talento. Tan bien lo hace, que el editor de Casterman lo pone al frente de la próxima aventura (por publicar) de Alix titulada “La última conquista” que es aún más increible puesto que toma fielmente como referencia el estilo gráfico del clásico y mítico “Las legiones perdidas”. Logra un parecido tal con el original, que hasta la propia viuda de Jacques Martin sorprende, ya que este tristemente fallece antes de ver acabado el proyecto.

“Los Oráculos”, se situa justo a continuación de “El lago sagrado” (1990), – el canto del Cisne del autor-, y supone un año de trabajo para terminarlo, Marc Jailloux se basa en un guión propio aunque con el beneplácito de Martin, que aprecia y anima al dibujante en todo momento. El mayor trabajo es la reconstrucción y documentación histórica, dar continuidad a un álbum en el que Jacques Martin está en plenas facultades gráficas no es tarea fácil. Jailloux subsana esta enorme responsabilidad para con el lector y el propio autor original, aplicándose con un nivel de auto-exigencia muy alto, el resultado salta a la vista. Marc Jailloux, un “enfant d´Alix”, ha asimilado dentro de su propio estilo actual y moderno el trazo clásico de los personajes de Martin, en lo que es su proyecto personal y no ha escatimado medios para ello. Ha encarado con valentía la propuesta trazada y la respuesta ha sido muy positiva. Aún a riesgo de inevitables comparaciones, Orion vuelve a brillar en el firmamento.

M.Jailloux consigue al igual que el padre de Alix, reinventar la antiguedad idealizada para hacernos soñar de nuevo con la belleza luminosa del mundo antiguo. Un álbum muy bien elaborado con una historia muy bien narrada, con personajes trabajados, y numerosas reminiscencias y guiños al universo Alix, todo muy, muy familiar. Jacques Martin ha vuelto de la mano de Marc Jailloux.

Enak-Jacques Martin

Enak-Jacques Martin

Panayotis-Marc Jailloux

Panayotis-Marc Jailloux


El Lefranc irrepetible

Una vez completa la colección de los álbumes publicados hasta la fecha de Alix, la editorial Netcom2 continúa su labor de difusión de la obra de Jacques Martin publicando el resto de series en las que participó el maestro alsaciano.

Esto ha llevado a que con la publicación reciente de La guarida del lobo estén ya en la calle los cuatro primeros álbumes de Lefranc, cómics de enorme nivel todos ellos, que marcarían profundamente el devenir de la colección ya que el resto de aventuras que la componen palidecen en la comparación con las cuatro entregas iniciales.



La gran amenaza, El huracán de fuego, El misterio Borg y La guarida del lobo componen el indiscutible poker de ases de la colección y las obras predilectas dentro de la misma de casi todo aficionado a la serie.
Mi admiración se reparte entre todas por igual aunque si tengo que quedarme con alguna lo tendría complicado para elegir entre El huracán de fuego y El misterio Borg.

Quizás sea capaz de insertar una encuesta en la entrada de modo que también podáis elegir a vuestro Lefranc favorito entre los cuatro grandes clásicos…

… Y si algún otro álbum de la colección lo encuentras a la altura de éstos puedes dejar (en la propia encuesta si lo deseas) un comentario explicando lo que echas en falta.