La gran zanja

A raíz de la noticia reciente de que Uderzo había dejado a Astérix en manos de nuevos autores para el futuro decidí releer “La gran zanja”, el primer álbum realizado por Uderzo en solitario tras la muerte de Goscinny en 1977. Mi idea era comprobar cómo se retomó la serie tras Goscinny para comprobar en el futuro cómo se retomará sin Uderzo.
Como sabréis, el argumento del álbum gira en torno a una aldea separada por la mitad por una zanja. Las dos mitades son enemigas y están lideradas por dos jefes rivales: Tocadix, jefe de la mitad izquierda, y Segregaciónix, jefe de la mitad derecha. En la viñeta en la que se le presenta a este éltimo podemos observar una caricatura del retrato de Luis XIV de Francia (el rey sol), realizado por el pintor Hyacintte Rigaud. Además pronuncia la famosa frase atribuida a este rey: “El pueblo (Estado) soy yo”. Uderzo acude a la famosa historia de Romeo y Julieta para trasladarla a la Galia del siglo I a.C. Así, los dos bandos rivales son los Montesco y Capuleto de la obra de Shakespeare. Igualmente, Cómix, el hijo de Tocadix, es Romeo, y Fanzine, la hija de Segregaciónix, es Julieta. Otros autores de cómic han adaptado también la leyenda de los dos enamorados, ahora mismo me viene a la cabeza Hugo Pratt con “De otros Romeos y otras Julietas”, recogida en “Las Etiópicas” de Corto Maltés. Y no falta un villano que quiere la mano de Fanzine y conspira con los romanos. Se trata de Acidonitrix, el galo con cara de arenque, sin duda el personaje más asqueroso de Astérix y uno de los más repulsivos del cómic.
Nuestros amigos de la aldea entran a escena cuando Tocadix decide pedir ayuda a Abraracúrcix, que fue compañero de armas suyo en la batalla de Gergovia (de nuevo vemos aquí cómo el haber combatido en aquella famosa victoria gala es un lazo de unión entre los galos, estén dominados por los romanos o no, como ya vimos en otros álbumes). Es Cómix el encargado de ir a llamar a Abraracúrcix. En esta aventura Astérix y Obélix son acompañados por Panorámix, como ya sucedió en “Astérix el galo”, “Astérix y los godos”, “Astérix y Cleopatra” y “Astérix en Helvecia” (aunque aquí solo les acompaña hasta Condate). La elección de Panorámix hace que él sea el cerebro y sea así un descanso para Astérix, que siempre tiene que ocurrírsele a él todo.
Como ya sabéis la historia termina con final feliz: Cómix y Fanzine se casan y terminan así con la división. La gran zanja es inundada por un río. Uderzo pone sobre el papel tortazos a los romanos, poción mágica y divertidos gags, que era lo que realmente a él le gustaba (el del tipo que tenái su casa dividida por la zanja es genial). Aunque sigue empleando algunos juegos de palabras como Goscinny no llega al gancho y la ironía del gran guionista. Este es el primer a´lbum donde se desarrollan escenas de fantasía: los romanos toman una pócima que les hace engordar como canicas gigantes y luego encogerse). Cierto es que la serie parte de un elemento fantástico como es la poción mágica, pero hasta entonces no se había recurrido a ese campo (solo en “El combate de los jefes” se puede ver a un legionario volando, pero poco más). Pero Uderzo parece ser muy amigo de la fantasía, como demostró más tarde en “La rosa y la espada”, donde aparece un dragón salido de no se sabe dónde (¿?) y por supuesto en “El mal trago de Obélix”, en el que Obélix se convierte en niño y visitan la mítica Atlántida.
Uderzo consigue realizar una historia entretenida y demuestra que su dibujo es extraordinario, pero la ausencia de su gran amigo y compañero de trabajo marcaría el resto de su carrera.

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s