Las aventuras de Miquel Mena-Ladrones de Almas

He leído el previo que ofrece la editorial Netcom2 para prensa, y estas son mis impresiones sobre este cómic de producción propia.

Una portada sugerente, un elegante auto Hispano-Suiza de época que huye a la carrera conducido por una dama, dos personajes, Miquel Mena con el ceño fruncido preocupado y el otro, “Boro” mirando vigilante atrás al enemigo que los persigue con pistola en mano. ¡Invita a leerlo!.

Nada más abrir el álbum, ya le trae a uno recuerdos tintineros, con solo mirar las guardas con todos los personajes del tebeo desfilando por ellas. Enseguida reconoces el lugar, ahí está la famosa Boquería, el mercado de St. Josep, las Ramblas. Añó 1915, la Barcelona modernista que vió nacer a mi abuelo, nos presenta a dos científicos, el botánico Miquel Mena y el químico Salvador Losada, alías Boro. A raiz de unas investigaciones con plantas tropicales, nuestros amigos, hacen el descubrimiento del siglo, algo que revolucionará la medicina y ayudará a la Humanidad. Tras ser dado a conocer al público en una recepción de la alta burguesía, se producen una serie de sabotajes, robos e incendios. Intereses ocultos, personajes siniestros y una potencia extranjera, tratarán de hacerse con dicho secreto con fines bélicos, todo transcurre con el telón de fondo de la Primera guerra mundial, con espías alemanes y submarinos en nuestras costas vigilando. Hacen aparición algunos personajes que existieron en la realidad.

Pronto te das cuenta de que el solvente dibujo de José Luis Povo se vé fuertemente apoyado por el sólido guión de Pablo Herranz. La reconstrucción histórica es minuciosa y rigurosa, paseando al lector por lugares comunes, escenarios y edificios míticos diversos que todo barcelonés reconocerá al momento. Estos son dibujados con el arte y la maestría de un arquitecto. Entre otros, vemos; el Hospital Sant Pau, la casa Fuster, la avenida Tibidabo, el edificio de aduanas del Puerto de la ciudad Condal..

Barcelona, Bilbao, Rotterdam, Bruselas, Brujas, todo un periplo iniciático que llevará a nuestros personajes en su aventura a la búsqueda del valioso descubrimiento robado, con muchas dosis de acción trepidante, suspense e intriga, y algún gag. Además, se introduce el humor y la seducción galante de la mano de Ruth Arness, la moderna protagonista. Sin darte cuenta, todo va fluyendo y la lectura avanza rápido página tras página, se percibe la gran labor realizada por estos dos autores, en el que es su primer proyecto juntos.

Los guiños; las escenas acuáticas de los buzos, me ha recordado mucho a E. P. Jacobs y “El secreto del Espadón”, donde en un conflicto bélico ocurren y se suceden muchos episodios y escenarios diferentes entre sí. Corcorán, otro actor de la función, tiene el aspecto de el Capitán Blake de las mismas aventuras de Blake & Mortimer.

La influencia de Hergé es clara en muchos aspectos, como son los rasgos y gestos de los protagonistas, además, los autores han sabido dotar a cada uno de ellos de un caracter definido, con su propia personalidad, haciendo a estos creíbles, se diría que cobran vida propia por si solos. Se nota el cariño del dibujante hacia el creador de Tintín.

Clara, la palabra “clara”, le surge inconscientemente al que escribe estas líneas, y es que esta es la línea -valga la redundancia- de este cómic actual con aires clásicos, es ingenioso, original, bien narrado y muy fácil de leer.