En busca de la línea

Este artículo no es esencialmente de comic, sino más bien de arte. Pero como el comic es un arte, creo que está relacionado. El tema es la línea, algo que puede parecer muy simple: el contorno de las figuras. Pero que durante siglos no lo fue. Que este artículo sirva para todos los que amáis la línea clara, como Olrik y nuestro coordinador.
Durante esas dos largas y grandiosas épocas artísticas que fueron el románico y el gótico, la línea de contorno resultava esencial: era gruesa, marcada, el color estaba claramente subordinado a ella.
Pero con el Renacimiento esa línea clara empezó a perderse. Solo se mantuvo en los dibujos y bocetos preparatorios. Lo mismo sucedió en el Barroco, teniendo en cuenta que en esta época se le dio todavía más relevancia al color que al dibujo.
Pero hacia finales del siglo XIX, en medio de un contexto de estilos novedosos y un mundo contemporáneo y ultramoderno, surgió el movimiento postimpresionista. Este movimiento, iniciado por Paul Gauguin entre otros, intentaba romper con el arte académico establecido. Ya habían logrado esto los prerrafaelitas, los realistas y los impresionistas, pero Gauguin quiso ir más allá. Rompió con el propio modo de la plasmación de la realidad en el cuadro. Gauguin no necesitaba copiar modelos, paisajes y demás: pintaba aquello que tenía en mente. Y no le importaba que no se pareciese a los objetos que representaban (árboles, personas, animales…). Estaba ya forjando lo que más tarde sería el surrealismo, la abstracción, etc. Las figuras de Gauguin eran aparentemente simples, porque había recuperado la línea perdida del románico y el gótico.
Uno de sus discípulos, Emile Bernard, acabo asentando la línea negra para el contorno de las figuras. Casi al mismo tiempo, otro pintor, el sueco Carl Larsson, la asentaba también en sus acuarelas, una técnica que hasta entonces siempre le había dado prioridad al color.

Así, las acuarelas de Larsson acabaron dando prestigio a otro género artístico: la ilustración. Y de este modo, conectamos con el cómic, donde la línea resulta imprescindible. Y es, por supuesto y como colofón, en la escuela de Bruselas donde recibe un puesto de honor ¡Como no podía ser de otro modo !

 

 

Anuncios

2 comentarios on “En busca de la línea”

  1. Olrik dice:

    Muy erudito Diego, original forma de aunar arte y cómic.
    Celebro tu vuelta al blog.

  2. dierex dice:

    Gracias, Pablo. Están más relacionados de lo que creemos. Recuerda por ejemplo aquella referencia que hice a los sumerios y a los egipcios en el artículo del Príncipe Valiente que te envié.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s