El secreto del Espadón – 1ª parte

De entre las diversas y variopintas formas en las que el tebeo ha imaginado y representado el mal hay una que encuentro especialmente aterradora. Cualquier supervillano de bien echaría a correr con el rabo entre las piernas ante la mención de esta encarnación del espanto en su estado más puro. Y es que por encima del bien y, sobre todo, por encima del mal están… ¡¡Los amarillos!!

El líder de estos infames seres y, a la par, emperador del Tíbet, Basam-Damdu, apoyado por el pérfido y codicioso coronel Olrik se atreve a desafiar al planeta con un ataque nuclear que siembra la muerte y destrucción en las capitales más importantes del mundo civilizado.
¿Significará esto el fin de nuestra civilización, del mundo como lo conocemos?
Como corresponde a tan magna epopeya son varios álbumes los que relatan los desdichas y padecimientos de Philip Mortimer y Francis Blake, los héroes que salvarán al mundo del destino que para él tiene designado el emperador Basam-Damdu.
Aunque inicialmente fueron dos los álbumes que en los años 50 publicó Le Lombard recogiendo la aventura publicada anteriormente por entregas en la revista Tintín, en las ediciones que manejamos en la actualidad, y por un criterio comercial, se nos ofrece en tres ejemplares.
Los fans más rancios, los que descubrimos a Jacobs y a Blake y Mortimer en la revista Cairo en los ochenta, tenemos la edición de Grijalbo, con ese olor y ese papel grueso mate que apenas ya se utiliza. Una gozada.
Aunque si por un extraño casual algún modernillo y/o imberbe se atreve a meterle mano a nuestros amigos ingleses, que sepa que tiene una excelente edición de Norma disponible en cualquier librería especializada. No olerán como los grijalbos, pero también se disfrutan.
Para próximas entradas dejamos la narración y el comentario del penar de nuestros héroes a lo largo y ancho de las 164 páginas por las que se extiende la aventura. Eso sí, con la obligación ineludible, para todos, de leer antes El rayo U.

Anuncios

5 comentarios on “El secreto del Espadón – 1ª parte”

  1. tornasol dice:

    Terrorífico Basam-Damdu, sin duda; hasta el mismísimo Olrik palidece ante él.Años más tarde sería recuperado por Jean Van Hamme y Ted Benoit en el álbum “La extraña cita”.

    • metamol dice:

      Pues sí, hasta Olrik se acojona (aunque maldice por dentro) cuando lo llaman al palacio imperial. Como malvados los amarillos con su emperador a la cabeza están muy logrados.

  2. Chesus dice:

    Y pensar que aún no me he leído “El rayo U” (el único que no he leído, por supuesto), ¿he pecado padre?

    • metamol dice:

      No sabría yo qué decirte eh! jejeje
      Para ser sincero, yo me lo leí hace menos de un año en una edición portuguesa. En españa sólo tenemos la de Grijalbo y ya va siendo difícil, y caro, encontrarlas en buen estado.
      Es una aventura un poco delirante y con un dibujo al estilo del principio del Espadón. Objetivamente no es gran cosa, otra cosa es el cariño que se le pueda tener por lo que representa y por el encanto tan especial de muchas obras de aquella época.

      • Chesus dice:

        Sí, recuerdo haberlo tenido alguna vez entre manos, y darme un poco de pereza, por el estilo “primitivo” de Jacobs.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s